LSE - Small Logo
LSE - Small Logo

Blog editor

September 24th, 2014

Fractura del tejido social y polarización en Venezuela

0 comments

Estimated reading time: 5 minutes

Blog editor

September 24th, 2014

Fractura del tejido social y polarización en Venezuela

0 comments

Estimated reading time: 5 minutes

Mireya Lozada1Desde la muerte de Hugo Chávez el año pasado, la visión económica, política y social de Venezuela ha sido y continúa siendo incierta. En esta entrada, Mireya Lozada discute la situación de grandes fisuras en la sociedad venezolana, así como el impacto psicosocial de la polarización tanto en grandes sectores del país, como en actores políticos del gobierno y sus oponentes. Son presentados desafíos de esta situación para psicólogos e investigadores sociales con actuación en campo, así como posibles aproximaciones de abordaje.

Silenciosos, de un lado a otro del vagón en el Metro en Caracas, jóvenes estudiantes que protestan contra la violencia, la inseguridad, escasez y corrupción, muestran las pancartas:

“El amor a nuestra Venezuela es más grande que nuestras diferencias ¡Únete a la lucha! “
“No somos criminales. No a la violencia”.

Arriba, en el borde de la colina de un barrio de Catia, uno de los sectores más poblados y pobres de la ciudad, una líder comunal, afirma:

“Patria soy yo, patria han sido mis ancestros, patria son mis hijos y patria serán mis nietos y los hijos de mis nietos, entonces ¿qué queremos de patria? Una, una patria que abrace a todos y cada uno de los venezolanos, sin menoscabo, sino que simplemente todos somos, no como estamos hablando ahorita de un grupo que es chavista, de un grupo que es de oposición, no, yo quiero que esa marejada que viene de ese río se convierta en una sola línea, que se convierta en una sola caída de agua, ahí tenemos el Salto Ángel(*) , que seamos todos, que llegamos todos juntos a una punta y que caemos todos juntos en ese río de agua, eso quiero yo de patria. Me gusta pensar que nosotros los venezolanos podemos salir adelante, pero eso sí, mano con mano, hombro con hombro y todos pecho al frente y todos mirando para allá, sentarte en el camino, ver hacia delante y no ver el camino que pasaste, reconocer que metiste la pata atrás, pero que de aquí en adelante puedes hacer las cosas mejor”.

Ambos, jóvenes y mujeres, posiblemente los sectores más afectados por el impacto de la polarización y la violencia, claman por el fin de la confrontación, por la justicia e inclusión; luchan y apuestan por el futuro de un país que les garantice una convivencia pacífica y democrática.

Somos todos 1Éstos y otros sectores sociales, económicos y políticos se expresan en Venezuela, en el conflictivo contexto de la “revolución Bolivariana”, que si bien ha estimulado procesos de conciencia y participación social, también ha provocado una aguda polarización que ha dificultado las posibilidades de dialogar y lograr acuerdos en torno a asuntos de interés común, en medio de un clima de exacerbación emotiva, sospecha y miedo colectivo.

La polarización que ocupa espacios privados y públicos, que ha dividido a las ciudades, regiones y estados del país en sectores, guetos y feudos pro y contra gobierno, que ha dejado huellas materiales y simbólicas en espacios familiares, escolares, comunitarios, genera un fuerte impacto individual y colectivo, especialmente en los sectores populares.

La polarización fractura el tejido social, naturaliza y legitima la violencia e invisibiliza la histórica y compleja causalidad estructural de los conflictos socio-políticos (exclusión, pobreza, desempleo, corrupción, agotamiento del modelo político, por ejemplo). Así, el conflicto sólo parece referir a la confrontación entre los actores y partidos políticos en pugna, excluyendo al resto de los sectores sociales en la búsqueda de soluciones a las problemáticas que los afectan, incluyendo el impacto de la polarización. Sin embargo, son estos sectores, particularmente aquellos que habitan en los barrios pobres, a quienes se les instrumentaliza política y electoralmente a favor de la confrontación gobierno-oposición.

En fin, la polarización social, que parece erigirse y extenderse como mecanismo de poder y control socio-político a nivel mundial y que asume características propias en el contexto venezolano, plantea importantes desafíos a la experiencia de investigación-acción–participativa que adelanta la Universidad Central de Venezuela.

Los programas de mediación, manejo de conflictos y atención psicosocial a familias, escuelas, comunidades, grupos, instituciones y personas de distintas edades, sexo, nivel socio-económico e ideologías políticas, desarrollados a lo largo de catorce años de conflictividad socio-política, ha puesto en evidencia el impacto psicosocial generado por la polarización, permitiendo caracterizar psicológicamente este proceso sufrido por amplios sectores de la población venezolana:

1. Estrechamiento del campo perceptivo. Percepción desfavorable y estereotipada del grupo opuesto que genera una visión dicotómica y excluyente: «nosotros-ellos».
2. Fuerte carga emocional. Aceptación y rechazo sin matices de la persona o grupo contrario.
3. Involucramiento personal. Cualquier hecho afecta al individuo.
4. Quiebre del sentido común. Posiciones rígidas e intolerantes suplantan la discusión, el diálogo o debate de posiciones diversas.
5. Percepción de cohesión y solidaridad al interior del propio grupo y conflicto latente o manifiesto entre grupos opuestos.
6. Familias, escuelas, iglesias, comunidades u otros espacios sociales de convivencia se posicionan en alguno de los dos polos de la confrontación.
7. Personas, grupos e instituciones sostienen las mismas actitudes de exclusión, rigidez o enfrentamiento presentes en la lucha política.

Somos todos 2Con estas expresiones situadas en un contexto de amenazas y agresiones, de negación y rechazo del oponente, de expresiones masivas de descontento, aunado a la percepción de inutilidad de las formas de manifestación cívica y de creciente impunidad, se cierra el espectro de perspectivas políticas no violentas, aumenta la desconfianza en el sistema de gobierno y la desesperanza respecto a las vías pacíficas de resolución de los conflictos.

Nuestro país, nuestras universidades y nuestros programas de formación enfrentan hoy su mayor desafío ético-político: construir ciudadanía y democratizar la convivencia. Se trata de un largo y arduo trabajo de educación ciudadana que permita desarrollar acciones colectivas dirigidas y contextualizar del conflicto socio-históricamente. Este desafío incluye la transformación de las representaciones de sí y del otro, la construcción de nuevas metáforas y discursos mediáticos no polarizados, la reivindicación urbana imaginarios sociales y universos simbólicos compartidos, el abordaje del impacto psicosocial del conflicto y la reparación social.

Tiempos de asumir el desafío histórico de la política entendida como vivencia cotidiana, tiempos para recrear y significar el imaginario ‘nosotros’, con sentido y norte de futuro común.

(*) El Salto Ángel, salto de agua más alto del mundo, con una altura de 979 m, localizado en el Parque Nacional Canaima, estado Bolívar, Venezuela.

Todas las fotografías son cortesía de la autora.

Para saber más sobre este y otros asuntos en Venezuela, la autora recomienda los siguientes enlaces:
Lozada, M. (Ed., 2006). El derecho a la paz. Voces de niñas, niños y adolescentes en Venezuela. Caracas: UCV-Cecodap.
Lozada, M. (2008). ¿Nosotros o ellos? Representaciones sociales, polarización y espacio público en Venezuela. Cuadernos del Cendes, 25(69), 89-105.
Fundación Centro Gumilla
Red de Apoyo Psicológico, Universidad Central de Venezuela

Sobre la Autora
Mireya Lozada Santelis es doctora en Psicología por la Université de Toulouse- Le Mirail, Francia, y coordinadora de la Unidad de Psicología política y de la Maestría en Psicología Social del Instituto de Psicología de la Universidad Central de Venezuela. Ella se desempeñó como directora del Instituto de Psicología (2009-2013) en la misma institución.


Las opiniones expresadas en esta entrada pertenecen exclusivamente al autor y no deben ser tomadas como la opinión del Blog Favelas@LSE ni de LSE.

Por favor lea nuestra política de comentarios antes de comentar.

About the author

Blog editor

Posted In: In Translation | Social Mobilisation | Venezuela

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *